La caza mayor en la Val d’Aran

Las especies clasificadas como presas de caza mayor son: Jabalí, ciervo, corzo, gamo, sarrio, muflón y cabra montés.

Modalidades:

Batidas o resaques

Consiste en rodear con una línea de escopetas una mancha de monte, en un extremo se sitúa la reala de perros junto con los resacadores quienes los dirigen con la finalidad de ir levantando los animales que se esconden en el terreno de tal forma que hay que llevarlos al otro extremo donde esta la línea de puestos donde se sitúan los cazadores para abatirlos, estos estarán separados de entre sí por más de 200m.
Se recomienda a los resacadores que lleven ropa reflectante para evitar posibles accidentes.
Esta práctica debe de ser señalizada en el monte en el que se está realizando colocando carteles indicadores tanto en pistas forestales como caminos o sendas que discurran por él.
En esta modalidad se podrán abatir tanto jabalí, ciervo, corzo y zorro siempre que no se sobrepasen los cupos de animales autorizados. También el gamo y el muflón sin límite de capturas en los cotos donde se encuentren presentes salvo en los cotos privados de caza cercados.

Rececho o al rastro

El cazador siempre a pie y de forma silenciosa localiza a sus presas mediante una cuidada aproximación para no ser visto y teniendo siempre en cuenta el viento para no ser olido.
En esta modalidad se podrá abatir sarrio, cabra montés, ciervo, corzo y jabalí.  Para las cuatro primeras especies el rececho  consistirá en abatir una pieza por precinto y por cazador.

Esperas o aguardos

Esta modalidad está contemplada para la caza del jabalí y del ciervo en algunos términos municipales consultar Plan General de Caza (BOA 120 del 24/06/2009) con el fin de evitar daños a los cultivos.

La recogida de los cartuchos será obligatoria en cualquier modalidad cinegética realizada en puesto fijo, y para las demás se recomienda.

El periodo hábil para el jabalí comprende desde el tercer domingo de septiembre al cuarto domingo de febrero, para el ciervo es el mismo periodo pero este se amplia para los machos  empezando  en la modalidad de rececho el 15 de septiembre. El gamo se caza entre el tercer domingo de septiembre y el cuarto domingo de febrero. Para el corzo en la modalidad de batida es entre el tercer domingo de septiembre a primer domingo de noviembre, en la modalidad de rececho va desde el primer domingo de abril hasta el primer domingo de noviembre. La cabra montés  se caza a partir del primer domingo de octubre que para hembras y cabritos acaba el primer domingo de marzo y para los machos y cabritos finaliza el treinta y uno de mayo. El sarrio se caza del segundo domingo de septiembre a tercer domingo de diciembre y para machos se amplía del tercer domingo de abril al uno de julio.

Días hábiles para la caza dentro de los periodos hábiles serán en todos los casos los definidos en el Plan Anual de Aprovechamientos Cinegéticos de cada terreno cinegético. En la media veda solo se está permitido cazar 17 días dentro del periodo hábil y para la caza del zorro en la modalidad de batida sin perros, esperas y caza con perros de madriguera se podrá establecer un máximo de dos días por semana.

Horario hábil para la caza es el comprendido entre una hora antes de la salida del sol hasta una hora después de su puesta salvo la caza de las aves acuáticas  que se autoriza dos horas antes y dos horas después.

El número de animales a abatir en cada terreno cinegético es lo que llamamos cupos, estos cupos para especies como sarrio, cabra montés, corzo y ciervo serán aprobados en el Plan Anual de Aprovechamientos Cinegéticos según los resultados de años anteriores.

Licencias online

 

Patrocinadores

patrocinador-conselh

patrocinador-ocstudio

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies